Saltar al contenido

Cinco consejos para comprar un kart usado

9 julio, 2017

Cinco consejos para comprar un kart usado

Ya que nos muchas preguntas ahora en verano que la gente compra un kart para divertirse, intentaremos dar unos consejos básicos para acertar a la hora de elegir un kart de segunda mano y disfrutar del karting en lugar de sufrirlo.

  1. TAG o sin embrague

    Con la nueva generación de motores OK, vuelven los motores sin embrague, como los antiguos Inter-A. Por otro lado están los TAG (Touch And Go). La principal diferencia es que los TAG, como los Rotax o los X-30, se arrancan con un botón que acciona un arranque eléctrico. Esto es una gran ventaja pero también tiene desventajas. Tienen más sistemas, embrague, instalación eléctrica, batería, etc, con lo cual hay más elementos susceptibles de fallar.

    Si buscamos un kart de segunda mano e incorpora un motor antiguo sin embrague, no es lo más recomendado para alguien que nunca ha probado un kart. Los primeros entrenamientos cada vez que haga un trompo en la pista alguien tendrá que ir con el carrito a ayudarlo.
    Por el contrario, un piloto experimentado puede disfrutar mucho de un kart con un motor antiguo sin embrague, y además corren muchísimo.

     

  2. Motor

    Sí, aunque la gente se suele fijar en cosas como los plásticos, adhesivos, año del chasis, pintura, lo importante en un kart es el estado del motor. Siempre es más recomendable adquirir un kart del cual sabemos como puede estar el motor, ya que si no se han hecho los mantenimientos adecuados puede ser que en dos horas de uso haya que repararlo.

    Las reparaciones de motor no son especialmente baratas, sobretodo si hay que cambiar biela.

  3. Recambios

    Hay muchos karts muy baratos pero tienen el problema que no se consiguen recambios. Puede ser que se hayan dejado de fabricar ese modelo, o que el fabricante haya cambiado la matricería de las piezas y haya que hacer adaptaciones en los modelos antiguos con los recambios del 2017.
    Al final en lugar de disfrutar del karting nos pasaremos el tiempo buscando piezas de segunda mano que cuesta encontrar o directamente no hay.

  4. Estado del bastidor

    Además de comprobar la placa de homologación que se encuentra en la parte trasera, hay que ver que el kart no haya sufrido golpes graves. Muchos karts que se comprar y parecen que están bien, al probarlos no entran bien en curva debido a que están deformados geométricamente.

    El estado de la pintura no es lo más importante sino el hecho de que no esté rajado por ningún lado.

  5. Hacer una estimación de los materiales a cambiar

    Calcular los materiales que habrá que sustituir es importante, porque rara vez compremos un kart usado con pastillas, cadena, corona, piñón, pistón, neumáticos en buen estado. Probablemente tendremos que sustituir una o varias de estas partes.
    Para hacernos una idea, cambiar corona, cadena y piñón ronda los 90€, neumáticos para hacer un buen tiempo están por encima de los 160€, etc.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies